Usando el lenguaje cartográfico para contar cosas

By

Utilizar el lenguaje cartográfico para contar cosas es básicamente lo que hacemos en geoactivismo. Explicado así suena un tanto simple, pero eso es lo que hacemos al fin y al cabo, contar cosas utilizando mapas.

Comunicación y mapas son dos de los elementos fundamentales sobre los que se apoya el geoactivismo.

Comunicar con mapas

Utilizamos un medio de expresión como los mapas porque nos ofrece determinadas ventajas o facilidades para comunicar eventos, flujos espaciales o temporales, informaciones georreferenciadas o análisis espaciales.  Además, el mapa, se convierte en una excelente forma de obtener, de un solo vistazo, una visión de conjunto de lo que acontece en un lugar o región determinada, lo que lo convierte en un potente medio de comunicación visual del Territorio.

el mapa es el medio por excelencia para transmitir la información geográfica de modo visual (OLAYA, Victor. 2014)

En ocasiones, pocas, se utilizan los mapas como simple fondo o escenario sobre el que contar/comunicar algo (por ejemplo, como parte de una infografía). Pero en la mayoría de los casos se trata de un ejercicio más complejo, donde el lenguaje cartográfico es parte intrínseca del proceso de comunicación. No hay que olvidar que el mapa también tiene su propio metalenguaje. Ya señalábamos en nuestro glosario que “los mapas son a la vez, instrumento para el conocimiento del territorio, herramienta para su gestión, medio para ejercer el poder y vehículo para la trasmisión de la ideología” (Nel·lo, 2011).

Por eso, el mapa no solo puede ser un efectivo medio de comunicación visual sino que, incluso, puede ser la comunicación misma.

Comunicación y mapas

Lo que nos interesa resaltar ahora es el hecho más básico y fundamental de comunicar con mapas. Para ello, necesitamos generar una buena comunicación y necesitamos elaborar un buen mapa. ¿Demasiado obvio? Bueno, encontrarás activistas, con buena comunicación y un discurso muy elaborado, utilizando malos mapas. Y encontrarás otros que, en cambio, utilizan excelentes mapas que no transmiten nada bien el objeto de su activismo. Mejorar el maridaje comunicación-mapas será nuestro objetivo principal.

No podemos pasar por alto ese mundo de posibilidades que se abrió con la llegada de internet. Pero ¡atención!, la eclosión del mapeo-web y de programas, servicios o aplicaciones cartográficas online, no tiene por qué traducirse necesariamente en una mejora de la comunicación activista. Internet está lo suficientemente llena de malos ejemplos como para justificar plenamente que nos ocupemos ampliamente de ello. Lo haremos. Dedicaremos algunos de nuestros post a este tema específico.

El lenguaje cartográfico y la comunicación

Hacer buenos mapas, legibles y eficaces, nos ayudará a generar una mejor comunicación. ¡Pongamos el lenguaje cartográfico a nuestro servicio o al servicio de nuestra causa! Esto no es posible si no lo dominamos mínimamente. Así, estos son algunos de los elementos importantes a los que debemos prestar atención mientras elaboramos nuestras cartografías:

  • Conseguir una equilibrida composición del mapa.
  • Elegir un título claro, conciso y que informe sobre el contenido.
  • Utilizar la escala y la proyección adecuada según la finalidad del mapa.
  • Usar una correcta combinación de colores y respetar determinadas reglas cromáticas.
  • Emplear simbologías efectivas.
  • Apoyar la correcta interpretación del mapa con una buena leyenda.

También hay que considerar que los mapas en formato imagen funcionan de manera diferente a los mapas online. Ambos utilizan el mismo o similar lenguaje cartográfico, pero el mapeo web o webmapping funciona, además, en base a las reglas del medio en el que está inmerso. Distintos medios, distintas concepciones, distintas funcionalidades, distintintos lenguajes, distintos públicos. Internet posibilita, entre otras cosas:

  • Llegar a un público más variado y numeroso.
  • La comunicación interactiva con el lector del mapa.
  • El mapeo instantáneo, casi en “tiempo real”.
  • La actualización contínua, la edición y corrección inmediata.
  • La incorporación de animaciones, videos, sonidos, visualizaciones 3D.
  • Permite mapas inventario enormes, que incorporan una cantidad de datos imposibles de incluir en un mapa imagen o impreso.

Todos estos elementos merecen de un desarrollo más pormenorizado. Los trataremos en una serie de post dedicados.

El potencial político del mapa es enorme

Si a todo lo anterior le sumamos el enorme capital político que puede contener el mapa, se entiende que sea una herramienta clave para el geoactivismo. A su dimensión como “medio para ejercer el poder y vehículo para la trasmisión de la ideología” le dedicaremos, lógicamente, una gran cantidad de tiempo y espacio en este sitio. Porque es, precisamente, la relación entre mapa y poder la que le brinda su gran protagonismo en cualquier comunicación activista. Como herramienta de defensa territorial, de defensa de derechos o de denuncia de violaciones y atropellos.

Por todo esto usamos el lenguaje cartográfico para contar cosas. Somos geoactivistas…

 

Fidel

⇐⇐Índice