Los mapas que siguen permiten hacerse una idea general de la extensión del extractivismo sobre el territorio mapeado. Son imágenes que «radiografían» una serie de «recursos» subterráneos normalmente invisibles desde la superficie.