M

M

MAPA

De los cientos de definiciones que podemos encontrar sobre el término mapa, particularmente, siempre me gustó la utilizada por el profesor que me enseñó cartografía en la universidad. De manera clara, sencilla y elegante nos definía un mapa cómo:

MAPA (1): “Interpretación selectiva, abstracta y simbólica del paisaje y de las distribuciones geográficas” (ALEGRE, Pau).

Esta definición hace énfasis en tres de las características principales de cualquier mapa – selectividadabstracción y simbolismo – y claro, en el hecho de que se trata de una interpretación geográfica.

Y aunque nos quedemos con esta amplia definición, es siempre sorprendente pensar en la enorme cantidad de maneras que hay para explicar lo que es un mapa. Desde orbemapa nos cuentan algo bien interesante al respecto:

“Andrews (1998) ha recopilado cerca de 370 definiciones de mapa que datan desde 1649 hasta 1996. En la figura adjunta se destacan las palabras más repetidas en este listado de definiciones. Si se utilizan las palabras más empleadas, se puede leer un ‘lema de mínimos’ en el que coinciden gran parte de las definiciones: un mapa es una “representación de una parte de la Tierra”. Un análisis más detallado de las mismas, muestra los cuatro aspectos en los que se centran dichas definiciones. Estos aspectos o dimensiones del mapa son utilizados de forma recurrente para definirlo, haciendo referencia a: la grafía, el proceso de comunicación, la finalidad del mapa y las técnicas de producción.” (DEL RÍO SAN JOSÉ, J. 2010).

Para tener una visión más cercana a nuestros temas de interés, tenemos otra definición en la que consideramos el mapa, y todo lo que lo envuelve, como un potente objeto de comunicación visual.  Al fin y al cabo, “el mapa es el medio por excelencia para transmitir la información geográfica de modo visual” (OLAYA, Victor. 2014). Además, se presta excelentemente como vehículo de comunicación con un alto potencial político. Oriol Nel·lo, lo recoge de manera fantástica en una definición de mapa sin desperdicio alguno.

MAPA (2): “El mapa es un exponente histórico de la sociedad que lo ha generado: refleja de manera directa o indirecta, el desarrollo científico, la capacidad tecnológica, la relación con el medio, la organización política. Esto es así porque los mapas son a la vez, instrumento para el conocimiento del territorio, herramienta para su gestión, medio para ejercer el poder y vehículo para la trasmisión de la ideología. Además, los mapas han sido, a menudo, obras de arte. Así, la historia de la cartografía de un territorio es una fuente utilísima para comprender la suma de voluntades, de luchas y esperanzas que lo han construido”. (NEL·LO, Oriol. 2011: Deu mapes de Catalunya [traducción propia del catalán]).

A todo lo anterior aún les podemos imprimir un pequeño giro para completar una definición que sea totalmente acorde a nuestra perspectiva. Brian Harley en 1991 explicaba que  “La historia de la cartografía fue quedando así apresada en las categorías y definiciones impuestas por los eruditos. Faltaba el reconocimiento de la gran diversidad de formas en que había sido representado el espacio en el mosaico de la cultura humana mundial, por lo que en 1987, para contrarrestar esta perspectiva eurocéntrica, adoptamos una definición de mapa en el primer volumen de una nueva Historia de la cartografía, que permitiera introducir cierto relativismo en el estudio de la historia de los mapas. Partiendo de la convicción de que cada sociedad tiene y ha tenido su propia forma natural de percibir y de producir imágenes espaciales, llegamos a esta simple definición de mapa“:

MAPA (3): “representación gráfica que facilita el entendimiento espacial de los objetos, los conceptos, las condiciones, los procesos o los hechos del mundo humano”. (HARLEY, Brian. 1987)

Para acabar de redondear la idea, Harley incidía en que “el motivo de una definición tan amplia era su aplicabilidad a todas las culturas de todos los tiempos y no sólo a las de la era moderna. Además, al considerar los mapas como una forma de “saber” en general y no ya como meros productos de una prolongada difusión tecnológica desde un foco europeo, permite escribir una historia mucho más completa” (→leer articulo de Harley en pdf).

Las nuevas dimensiones digitales -incluso virtuales– del mapa potencian sus capacidades y funcionalidades hasta límites inimaginables hace unas décadas. Cambian los formatos y las tecnologías pero sin embargo, un mapa sigue siendo simplemente eso, un mapa

Mapa Dymaxion en proyección Fuller

Mapa Dymaxion, proyección Fuller

…  como el Dymaxion, uno de los mapas que mantiene un mejor compromiso entre áreas y formas -resultando así una distorsión métrica muy pequeña- y que no mantiene una orientación predeterminada por el eje Norte-Sur.

Imagen 1: Nube de tags tomada de orbemapa

Imagen 2: Animación (gif) de Chris Rywalt – POVRay, CC BY-SA 3.0disponible en…→

Imagen 3: mapa en proyección Fuller de elaboración propia

MEGAPROYECTO

La presencia de la raíz griega ‘mega‘ (μεγας: grande) ya nos indica claramente que nos referimos necesariamente a un gran proyecto. De hecho, la talla o tamaño parece ser su característica definitoria principal, por lo que podemos caer en la tentación de aplicarlo, sin restricción alguna, a cualquier proyecto que consideremos lo suficientemente grande… convirtiéndose, finalmente, en uno de esos términos comodín aplicables-a-casi-todo.

Y así fue un poco, especialmente, en la pasada década cuando todo parecía ser un megaproyecto de alguna multinacional o del Estado de turno. Si bien algo exagerada, la relación de causalidad no era gratuita ya que el megaproyecto es uno de los elementos constitutivos del extractivismo. Dada la connotación y amplitud de su uso (incluso abuso) nos impusimos la tarea de acotar un poco el término (pensando en una sistematización que andábamos elaborando y cuyo heredero actual es el Atlas Tierra Profanada). La acotación, elaborada por Flaminia de manera magistral, continúa plenamente vigente en la actualidad…

MEGAPROYECTO: conjunto de proyectos y actividades a gran escala que responden a una estrategia de intervención económica y ocupación territorial, y que imponen políticamente un modelo de desarrollo sobre los habitantes de las zonas intervenidas. Estos megaproyectos tienen un gran impacto sobre los territorios y habitantes de las zonas donde se implementan, en parte por su magnitud, en parte por la naturaleza de los mismos y sobre todo porque se trata de la imposición de un modelo de desarrollo económico y social (MINELLI, Flaminia. 2008).