¿Sabes dónde está el TIPNIS?

¿No? Pues te invitamos a que le des un vistazo al siguiente mapa:

Mapa de Situación del TIPNIS en Bolivia

El único objetivo de este mapa es dar a conocer la ubicación del TIPNIS en Bolivia y mostrar el controvertido proyecto viario que lo pretende atravesar.

¿Y saben por qué está en blanco y negro? Por la sencilla razón de que este mapa está destinado a una publicación  en la que no se va a utilizar el color. En realidad debería hablar de escala de grises y no de blanco y negro, pero quería realzar el monocromatismo del mapa.

¿Se han dado cuenta de la cantidad de informes y publicaciones que incluyen mapas que no se pueden leer? Sí, me refiero a todos esos documentos en los que parece importante el rol del mapa, y por eso hay uno o varios mapas incluidos, pero están tan borrosos que no se distingue nada. Obviamente pierden todo su sentido y utilidad. Es algo así como poner en el texto que «según se observa en la fotografía», y luego cuando observas la fotografía no ves gran cosa porque sencillamente está borrosa. Con los mapas pasa exactamente lo mismo.

Las causas son bien diversas y tienen que ver con la incomprensión del papel del mapa dentro del texto, la baja resolución de exportación del propio mapa, que el mapa fue concebido en color y luego publicado a una tinta o simplemente que la persona que diseñó y montó la publicación no llegó a entender que un mapa borroso no sirve para nada, más bien al contrario, afea la publicación y ocupa un espacio que automáticamente se convierte en espacio no útil.

En una ocasión anterior, también pensando en cómo quedaría el mapa dentro de la publicación (y pensando también en que casi nunca se controla todo el proceso de edición) hice un mapa en color y con el propio SIG lo pasé a escala de grises. El resultado puede ser mejor o peor dependiendo de la complejidad del mapa, pero el original siempre está elaborado en color y eso se nota. Es habitual que la rica gama cromática utilizada en muchos mapas quede convertida en un amorfo conjunto de grises que no se distinguen entre sí. En el caso del mapa del TIPNIS la concepción se ha hecho ya de manera monocroma.

Y estamos tan acostumbradas a trabajar con SIG, y con toda la gama cromática, que organizar un mapa sólo utilizando blanco, negro y gris se convierte en una tarea mucho más complicada de lo que pueda parecer a priori. Al final, se trata de simplificar al máximo, dejar sólo lo relevante y volver a los fundamentos del lenguaje cartográfico (¡Buen ejercicio!). En este caso el problema era de confusión entre las líneas que marcan los límites del TIPNIS, los límites departamentales y la red viaria. Quería resaltar el TIPNIS e integrar la red viaria principal, para facilitar la comprensión de la importancia de las conexiones con el Brasil. Los limites departamentales no son importantes pero sí necesarios para ubicar bien el TIPNIS y entender la trama vial.

Tras unas cuantas pruebas y los comentarios del editor de la publicación (siempre importante contar con miradas externas!) puedo decir que me gustó el resultado final. Se consiguió un mapa limpio y sencillo, que sirve para ubicar el TIPNIS en Bolivia y además, ya avanza algunos elementos que permiten empezar a analizar el megaproyecto viario.

@Geographiando

Join the discussion 2 Comments

Leave a Reply